Nada en la nevera

Arquitectura, Diseño, Cocina y más.

Archivo para Postres

Café con helado, la belleza de lo elemental

Poco hay que decir de los platos obvios, rotundos y sencillos. Nada que nadie no sepa. Las cosas básicas, un plato de embutido, una tortilla de patata o un café con helado, suelen conceder placeres desproporcionados con respecto a lo que cuesta acceder a ellos.

En este caso, un café con helado. Sin trucos, básico y elemental, pero con un par de detalles. El helado, sin complicaciones: helado de vainilla de mercadona, hacendado. Del baratito, no del que imita a häagen-dazs. Sí, aunque resulte dudoso; es así. El café, elemento esencial: un roma de nespresso. El orden, importante: se coloca una bola de helado en el vaso o taza y se dispone bajo la salida del siempre cremoso nespresso. Se deja fundir unos segundos y se sirve inmediatamente. Se puede espolvorear cacao en polvo si se quiere elevar al nivel de postre, pero como dicta el título su belleza radica en lo elemental del tema. No nos liemos.

Anuncios

Helado de chocolate con mascarpone

Un postre rápido y sencillo para los amantes del chocolate: cogemos un buen helado de chocolate, un Belgian Chocolate de Haagen Dazs, por ejemplo. Le añadimos una cucharada generosa de queso mascarpone y lo rematamos con un café nespresso recién hecho. Para decorar, una galleta digestive troceada o almendra tostada en láminas. La receta está extraída de la página oficial de Haagen Dazs, pero aquí la hemos aderezado con algún detalle propio. A difrutarla!

Tarta de manzana premium especial para caprichosos

Os presentamos una tarta de manzana con extra de placer y doble de pecado que probé hace poco en un horno cercano y que en Nada en la nevera hemos intentado reproducir con un éxito parcial (la del horno era mejor, aunque está no está nada mal). Es una de estas tartas que no puedes ver y no probar, una auténtica tentación para caprichosos.

Ingredientes (8P): una base de hojaldre congelada, 3 manzanas grandes, azúcar (mucha), crema pastelera, nutela y almendras laminadas crudas.

Descongelamos y estiramos el hojaldre en un papel vegetal para horno. Cortamos la manzana fina y la disponemos en el hojaldre. La horneamos durante 40 minutos con el horno previamente precalentado a 180º. Por otro lado preparamos la crema pastelera con una receta de crema pastelera clásica (2 yemas de huevo, harina, maizena, azúcar, leche, corteza de limón, vainilla y canela) que podéis consultar en cualquier recetario básico. Cuando la tarta esté horneada preparamos un almíbar con azúcar y agua en cantidades similares, a fuego muy lento, sin parar de remover y pintamos la superficie de las manzanas. Ponemos la crema con una manga pastelera a lo largo de toda la tarta y la rematamos con nutela ligeramente reducida con leche a fuego lento. Por último espolvoreamos las almendras para colmatar esta auténtica bomba de relojería. La mezcla de sabores, el hojaldre, la manzana horneada y el chocolate hacen de esta tarta un postre imprescindible para los más golosos. No defraudará.

Tarta de galletas de mi hermana

 

Esta es la tarta que me hacía mi hermana en los cumpleaños cuando era pequeño. Es la tarta de galletas de toda la vida, que sin duda todos hemos comido alguna vez, aunque fuera en el cumpleaños de otro, jeje. 

Es una postre fácil y al que se le tiene cariño, y en cada casa seguramente lo harán de una manera distinta. En mi casa se hace así:

Ingredientes (6-8 personas)

Galletas hojaldradas 400 gr

Mantequilla 250 gr

Chocolate (con leche, a gustos) 300 gr.

Preparado para flan Potax

Un poco de coñac

Leche y azúcar

Por un lado, se prepara el flan Potax como dice en el envase (mezclar con leche caliente, básicamente).

Por otro lado se derrite el chocolate al baño maría, mezclado con la mantequilla y rebajado con un poco de leche, hasta que quede bien cremoso.

Mientras todo eso se va calentando se prepara un cuenco con leche y coñac (una cucharada como mucho).

Y ahora bien fácil, se dispone en un recipiente de unos 7-9 cm de profundidad la primera capa de galletas, que previamente vamos mojando en el cuenco de leche. Capa de galletas, capa de natillas. Capa de galletas, capa de chocolate. Y así hasta que llenemos el molde o se acaben los ingredientes.

Por último, recomiendo terminar con capa de chocolate y poner galleta triturada para decorar por toda la superficie. De ahí a la nevera, mínimo 6 horas, y mejor aún de un día para otro. 

 

Para amantes y adictos

Para amantes del helado y adictos al café. Esta receta no es siquiera una receta. Es un tándem garantizado y asegurado historicamente que conjuga dos de los placeres codiciados por muchos: helado y café. 

El procedimiento es sencillo. Coge un vaso grande y alto, prepara un café Nespresso, añade una buena cucharada de helado de vainilla (del barato, no hay problema) y espolvorea un pelín de canela. Al segundo estarás disfrutando de uno de los mayores placeres de la vida. Pero recuerda, la clave es el café: tiene que ser Nespresso.