Nada en la nevera

Arquitectura, Diseño, Cocina y más.

Archivo para arroz

Volcán de gorgonzola

Os presentamos una nueva improvisación exitosa de Nada en la nevera. Un arroz sencillo y sano para un momento de duda donde no se nos ocurra qué hacer y tengamos pocos recursos en el frigorífico.

Ingredientes (4P): 2 cebolletas grandes, 2 tomates de huerta maduros, 400 gr de arroz basmati, 1 pastilla de caldo y 100 gr de gorgonzola.

Sofreímos a fuego lento la cebolleta cortada a tiras con un poco de aceite hasta que adquiera un color transparente y empiece a dorarse; inmediatamente después añadimos los tomates cortados a dados y previamente escurridos y dejamos cocer con la sartén tapada. Cuando veamos que todo coge el color y aroma adecuado añadimos un poco de vino blanco y una hoja de laurel. Una vez haya reducido el vino añadimos el arroz y un diente de ajo entero hasta que todo se mezcle bien. Paralelamente habremos calentado el agua correspondiente con una pastilla o dos de caldo de cocido (o con un caldo comprado o preparado por nosotros); en el momento que el arroz esté bien mezclado con el resto de ingredientes añadimos el caldo y le damos unos 11-13 minutos de cocción a todo el conjunto.

Para terminar, una vez sirvamos cada plato, practicaremos un orificio en el arroz depositado en el plato y “enterraremos” una porción de queso gorgonzola del tamaño de una nuez. Servimos caliente con algo de albahaca y pimienta negra por encima. El que quiera le puede añadir algo de parmesano rallado si quiere hacerlo aún más italiano.

Anuncios

Risotto de monte para un día gris

risotto

Aunque parece que el frío se va y llega la esperada época estival seguro que aún nos quedan días grises donde disfrutar de un plato de monte como éste. Pato, espárragos trigueros, caldo de cocido, arroz y mucho chup chup… No puede salir mal en la vida. Un plato calórico que reanimará a un muerto. 

Ingredientes (4P): 300 gr de arroz arbóreo (para risotto), 500 gr de pato a gusto del consumidor, 100 gr de espárragos trigueros frescos, 100 gr. de setas, cebolleta y ajo tierno si apetece, 1,2 litros de caldo de cocido (en este caso gallina blanca), 50 gr de mantequilla, parmesano rallado y un vasito de vino blanco. 

El procedimiento es, como siempre, relativamente sencillo. Primero ponemos el caldo a calentar en un cazo tapado, para no perderlo. Mientras el caldo calienta disponemos la mitad de la mantequilla para engrasar en una cazuela plana y ancha. Añadimos las setas, los espárragos, la cebolleta y los ajos tiernos, todo troceado al gusto. Rehogamos para que la verdura vaya soltando líquido y cuando empiecen a estar listas añadimos el pato troceado en piezas de tamaño medio, para facilitar su cocción. Esperamos hasta que se dore el pato y en ese momento añadimos el arroz y el vino blanco, hasta que se evapore y el arroz haya cogido algo del pato. En este momento la cocina ya debe oler de muerte. A partir de aquí vamos añadiendo el caldo al estilo risotto, es decir, añadimos un cucharón y esperamos a que el arroz se lo beba, sin dejar de remover. Y así sucesivamente durante unos 20 minutos, hasta que el arroz haya soltado todo el almidón y esté hecho pero muy meloso. Apagamos el fuego, rectificamos de sal y pimienta y, por último, añadimos la otra mitad de la mantequilla y el queso parmesano rallado (mejor recién rallado) y lo removemos todo enérgicamente. Servimos de inmediato y vamos calentando el sofá para la merecida siesta.

Pollo hindú con arroz basmati

pollo hindú

El mestizaje es propio de las culturas mediterráneas y con este post queremos rendirle homenaje al curry, a la cúrcuma y a la cayena. Un pollo salteado con salsa hindú y arroz basmati que despierta todas nuestras raíces gastronómicas de este lado y otros del mediterráneo.

Ingredientes (2P): solomillos de pollo, tres unidades por cabeza, 1 cebolla, 50ml de vino blanco, 200 ml de nata líquida, 100 gr de almendras marcona frita, cayena molida, cúrcuma, curry, pimienta negra, sal, 200 gr de arroz basmati y un poco de leche semi.

Empezamos calentando agua en un cazo para cocer el arroz el tiempo que diga el envase. Por otro lado picamos la cebolla en picadora, muy fina, y la ponemos a sofreír en una sartén con unas gotas de aceite. A medida que se cueza añadimos el pollo troceado y el vino blanco. Esperamos a que reduzca y ponemos una pizca de cayena molida, otra de cúrcuma, sal, pimienta negra recién molida y una cucharada sopera de curry. Se mezcla todo hasta que esté homogéneo. Se añade la nata y un poco de leche para aclarar la salsa. Se sirve el pollo con la salsa por un lado y por otro un bol con el arroz para acompañar.

Arroz meloso con almejas

meloso

Esta es una de esas recetas de invierno, de las que apetece comer entre amigos, con un buen vino y toda la tarde por delante. Tenemos ante nosotros un meloso con almejas para chuparse los dedos, realmente sencillo y rápido, que cobrará vida en pocos minutos. 

Ingredientes (4P): 500 gr de almejas, 400-500 gr de arroz bomba, 1 cucharada de harina, 4 cucharadas de perejil fresco, 2 ajos, 2 cebolletas grandes, 50 ml de vino blanco, 1,5 litros de caldo de pescado.

La preparación es realmente sencilla, para variar. Por un lado, se pone el ajo muy picado en un cazo con un poco de aceite, y se dora ligeramente. Se añaden las almejas previamente lavadas y cuando se empiecen a abrir, se vierte el vino blanco. Cuando estén completamente abiertas se añade un poco del caldo de pescado y la harina disuelta en él. Se añade la mitad del perejil y se reserva a fuego lento hasta que el arroz lo pida. 

Para el arroz, cortamos la cebolleta y la ponemos en una cazuela grande, con un pelín de aceite. Cuando se haya reblandecido añadimos el arroz y lo rehogamos todo junto. Añadimos el caldo y lo mantenemos a fuego fuerte hasta el minuto doce, que es cuando el arroz empieza a absorber los sabores. Lo rectificamos de sal y añadimos las almejas con todo su jugo. Seguimos cuatro minutos más, reposamos y a la mesa. Se supone que es un arroz meloso, pero que no os asuste el caldo, durante su reposo se terminará de absorber. 

Rollitos vietnamitas gran escala

rollitos

Seguimos con la temática oriental, esta vez con unos rollitos vietnamitas rellenos de lo que había por la nevera, por ser coherente con el blog… Suelen ser más pequeños y compactos, pero en este caso hemos optado por una configuración más abierta tipo kebab, más fácil de preparar. Los puristas dicen que estos rollitos sólo se deben preparar con carne (con pato, para ser más exactos), pero hemos improvisado con lo que teníamos y nos han salido marineros. 

Ingredientes (6 rollitos): 6 galletas de arroz para rollitos, 12 gambas peladas, 40 gr de brotes de soja, 6 palitos de cangrejo, 6 hojas de lechuga no muy grandes, zanahoria y pepino cortados a tiras, y salsa de soja con sésamo. 

Preparamos los ingredientes cortados y dispuestos para ser seleccionados. Mojamos las galletas o rollitos en agua caliente unos 20-25 segundos (ver instrucciones del paquete), y los vamos reservando sobre un paño (no hace falta secarlos). Pasamos las gambas por la sartén para que se hagan ligeramente, y al final añadimos los palitos de cangrejo deshilachados a la misma sartén, con un pelín de soja para que cojan sabor. Lo escurrimos y los reservamos en un bol. Sobre cada una de las hojas de arroz disponemos una hoja de lechuga y posteriormente el resto de los ingredientes, con un par de gambas por rollito y una cantidad generosa de palitos de cangrejo. Enrollamos ligeramente cada pieza para que contenga el material (ojo, que son difíciles de manipular) y una vez enrollados ponemos un poco de sésamo por encima para decorar. Preparamos la salsa de soja con más sésamo y un poco de wasabi en un recipiente y lo servimos todo junto. 

Noodles de arroz con pollo y cebolleta

noodles

Es la primera vez que tratamos la temática oriental en este blog, pese a ser una de nuestras favoritas. El problema con el que nos solemos encontrar es que requiere de ingredientes específicos y difíciles de encontrar. Por esto, si el tema interesa, recomiendo hacer una compra en el barrio oriental de tu ciudad (en Valencia, junto a la estación del norte hay varias tiendas) o bien en algún delicatessen que tengan comida de importación (más caros, pero huelen mejor). El kit básico consiste en salsa de soja, vinagre de arroz, arroz para sushi, algas nori, sésamo, setas deshidratadas, wasabi, y alguna cosa más que seguro que se me olvida. Es imprescindible contar con buena bibliografía por que es una cocina sencilla pero que necesita de instrucciones exactas. En este caso la receta está extraída del libro “Fideos orientales” de la editorial Parragon. En el libro la titulan “Hormigas trepadoras” por la manera en que la carne se adhiere a los fideos de arroz, pero no me parece un nombre demasiado seductor. Os cuento como se ha preparado en esta ocasión. 

Ingredientes (4P): 250 gr de fideos de arroz; 1 cucharada de Maizena; 3 cucharadas de salsa de soja; 1 cucharada y media de vinagre de arroz, 1 cucharadita y media de azúcar; 350 gr de carne picada (a elegir cerdo, ternera o pollo), 2 ajos, 3 cebolletas, 1 guindilla y algo de sésamo. Cilantro o perejil para decorar (opcional). 

Por un lado, ponemos los fideos a remojo en agua caliente (fuera del fuego) unos 20 minutos o como indica el paquete. Por otro lado juntamos la carne, la salsa de soja, la Maizena, el vinagre de arroz, el azúcar y un poco de sésamo y lo mezclamos todo con las manos hasta que quede un color uniforme. Lo dejamos macerar 10 minutos. Mientras tanto ponemos en el fuego la cebolleta, el ajo (todo picado) y la guindilla con un poco de aceite, que se vaya haciendo. Cuando la carne haya macerado lo juntamos todo en la sartén o wok y lo mezclamos bien. Añadimos los fideos y lo removemos con un par de tenedores. Lo servimos caliente y a la mesa. Se puede añadir si se tiene algo de cilantro o perejil para decorar.

Arroz de verduras (con golpe de horno)

arroz de verduras

Otra receta de absolutamente nada en la nevera™. Restos de otro plato y un par de especias han dado lugar a un sorprendentemente sabroso arroz. Pero lo mejor de todo es que esta receta es tan válida como cualquier otra, el arroz es así de agradecido.

Ingredientes (2P)

1 cebolla, 1 ajo, 150 gr de champiñones, caldo de verduras, 200 gr de arroz, especias italianas (albahaca, orégano y guindilla triturados previamente), 50 ml de vino tinto, una pizca de azafrán y un pelín de colorante.

Primero picamos la cebolla y la echamos a una sartén ancha y baja con unas gotas de aceite de oliva, para que se vaya haciendo. Vamos picando el ajo y cuando la cebolla se coja lo añadimos junto con el vino tinto. Esperamos a que se evapore todo el alcohol y añadimos los champiñones, y al minuto el arroz y las especias italianas. Éstas últimas las he añadido por que rondaban cerca de mi mano en ese momento, pero no son imprescindibles. Cualquier toque de sabor le irá bien. Curry o clavo también habría valido, dando un giro al plato hacia una cultura u otra. Por último, el caldo, que en este caso viene de la cocción de una crema de calabacín de hace un par de días pero que vale cualquier tipo de caldo. Lo tenemos calentando desde el principio en un cazo aparte y lo añadimos al arroz junto con el azafrán y el colorante. Y un poco de zumo de limón. Lo rectificamos de sal y lo dejamos hervir 15 minutos. Durante este tiempo precalentamos el horno a 180º. Cuando pase el cuarto de hora lo ponemos en la cazuela definitiva y le damos un golpe de horno a 220º para que se seque y se dore un poco. 5-7 minutos como mucho. Servimos la cazuela directamente del horno a la mesa.