Nada en la nevera

Arquitectura, Diseño, Cocina y más.

Archivo para italia

Volcán de gorgonzola

Os presentamos una nueva improvisación exitosa de Nada en la nevera. Un arroz sencillo y sano para un momento de duda donde no se nos ocurra qué hacer y tengamos pocos recursos en el frigorífico.

Ingredientes (4P): 2 cebolletas grandes, 2 tomates de huerta maduros, 400 gr de arroz basmati, 1 pastilla de caldo y 100 gr de gorgonzola.

Sofreímos a fuego lento la cebolleta cortada a tiras con un poco de aceite hasta que adquiera un color transparente y empiece a dorarse; inmediatamente después añadimos los tomates cortados a dados y previamente escurridos y dejamos cocer con la sartén tapada. Cuando veamos que todo coge el color y aroma adecuado añadimos un poco de vino blanco y una hoja de laurel. Una vez haya reducido el vino añadimos el arroz y un diente de ajo entero hasta que todo se mezcle bien. Paralelamente habremos calentado el agua correspondiente con una pastilla o dos de caldo de cocido (o con un caldo comprado o preparado por nosotros); en el momento que el arroz esté bien mezclado con el resto de ingredientes añadimos el caldo y le damos unos 11-13 minutos de cocción a todo el conjunto.

Para terminar, una vez sirvamos cada plato, practicaremos un orificio en el arroz depositado en el plato y “enterraremos” una porción de queso gorgonzola del tamaño de una nuez. Servimos caliente con algo de albahaca y pimienta negra por encima. El que quiera le puede añadir algo de parmesano rallado si quiere hacerlo aún más italiano.

Anuncios

Focaccia con bacon y tomates cherry

focaccia con cherry

Este espectacular trozo de italia ha llegado a la mesa de la mano del libro “Brunch, un placer de fin de semana”, de la editorial Parragon. Una verdadera pasada de pieza que mezcla la pasión por el pan recién hecho, los tomates asados y el bacon crujiente. Todo ello tintado en aceite de oliva virgen extra y albahaca; impresionante. La receta, que se antoja un poco complicada, acaba sorprendiendo por su facilidad; pide un poco de esfuerzo con la masa, pero merece la pena sin duda. 

Ingredientes (6-8 P):

Masa: 500 gr harina, 1 cucharada de albahaca, 1/2 cucharadita de azúcar, 2 cucharaditas de sal, 1 cucharadita de levadura, 2 cucharadas de aceite y 325 ml de agua tibia. Resto: 400 gr de tomates cherry, 200 gr de bacon cortado, albahaca fresca (prescindible, sólo para decorar).

Para preparar la masa, mezclamos todos los ingredientes de ésta en un bol previamente engrasado y amasamos hasta conseguir una masa homogénea y esponjosa (10 min). La tapamos con film transparente y la dejamos reposar una hora como mínimo. Mientras tanto, ponemos los tomates en una fuente con un papel vegetal, los salpimentamos, añadimos un chorro de aceite de oliva y los horneamos a 140º durante unos 30-40 minutos.

Cuando la masa haya duplicado su tamaño (1 hora) la amasamos un poco más y la extendemos en una base de silicona o un papel de aluminio previamente engrasado con aceite. Le damos forma y disponemos los tomates y el bacon por toda la superficie. La dejamos reposar 10 minutos más y la metemos en el horno, que habremos precalentado a 220º y la horneamos unos 20 minutos. Si se sirve caliente el resultado es espectacular. 

Orecchiette Pugliesi con tomates secos

Tras un viaje por Italia era inevitable una receta de este tipo, muy sencilla pero de ingredientes puramente toscanos. El tipo de pasta evidentemente puede ser sustituída por otra, de hecho estas orejitas que aparecen en la foto no las he visto por aquí; y los tomates secos … bueno, no los había buscado así que tampoco sabría decir donde encontralos.

Ingredientes: (para 2 personas)
200 gr de pasta
4 o 5 tomates secos
2 dientes de ajos
Albahaca (si es natural mejor)
vino blanco

Preparación:
En primer lugar, los tomates deben estar desalados tal y como se indica en su propio envase. Empezamos picando el ajo que ponemos a dorar, en cuanto tome algo de color, se añaden los tomate picados, albahaca, un chorreón de vino blanco y otro de agua, si se quiere se puede añadir también una guindilla, y se deja cocer a fuego lento.

Se pone el agua a calentar y en cuanto llegue al punto de ebullición se echa la pasta el tiempo que indique el envase. Una vez cocida la pasta se escurre ligeramente y se coloca en la fuente de servir con un chorreón de aceite, seguidamente se incorpora el sofrito, que debe haber reducido bastante.

Finalmente se espolvorea queso rallado por encima y se añade pimienta negra recien molida.

Buon apetit!!